leyenda pastor y la xanaCerca de una majada de Ponga hay una cueva que estuvo habitada por un grupo de Xanas. Salían por la noche a lavar la colada a la fuente y la tendían a los rayinos de la luna. Y al amanecer se ponían a filar y devanar en un camperín que hay delante de la cueva.

Pasaba por allí todos los días un guapo mozo que cantaba mejor que cantan los tordos por las mañanas en el robedal. Poco a poco, logro hacerse amigo de las xanas y mientras pacía su rebaño iba a divertirse con ellas jugando al escondite y bailando la giraldilla.

Y sucedió que el pastor se enamoró de la xana más guapa y declaró su amor.

La xana contestó: Si quieres llevarme contigo ha de ser con el consentimiento de tu madre. Después para sacarme de aquí tienes que hacer los siguiente, cuando mis amigas y yo nos acerquemos a la cueva para entrar en ella, me coges por el refaxu, ti la xana estaba restiellando, llego el pastor del monte y le dijo que al pasar por delante de la cueva había oído decir:

¡Ah, xana hermana! te fuiste y nos dejaste solas.ras sobre mi un puñado de tierra de la iglesia y seré tuya.

Lo hizo el pastor y la llevó consigo.

Un día que la xana estaba restiellando, llego el pastor del monte y le dijo que al pasar por delante de la cueva había oido decir:

Al oír esto, la xana le tiro con la rastiella y desapareció de casa para siempre.

Deja un comentario